En este tiempo de preguntas abiertas y desafíos que a diario golpean nuestras puertas cuán necesario se hace el estar cerca, el saber cómo estamos, cómo se viven y enfrentan las dificultades antiguas y nuevas, cómo se mantiene el calor y el color de cuerpo congregacional, tan deseado y soñado por los Fundadores.

Por ello, el día 6 de junio, las superioras de los organismos y los miembros del gobierno general se congregaron online para compartir un espacio de oración, reflexión, información y decisiones de cómo seguir caminando en este tiempo de incertidumbre procurando que nuestra misión y fin en la iglesia sea, aún y a pesar de nuestra pobreza, un aporte significativo de servicio y esperanza.

Agradecemos a Dios que no se deja vencer en generosidad y nos brinda espacios, tiempos y medios, aun no sospechados, que nos hacen crecer en la unidad y en nuestro ser una sola familia y un solo corazón.

 

foto 5

Photo Albums

Volver