Imprimir

En la Fiesta de la presentación de Jesús al templo, celebramos nuestro “SER CONSAGRADAS” para la misión, siguiendo las huellas de Jesús al estilo de Claret y París.

Como misioneras claretianas hoy, damos comienzo al año Centenario del Instituto unificado y estamos invitadas a renovar nuestra pertenencia y comunión con el Cuerpo Congregacional; a decir con alegría: ¡es mi familia, son mis hermanas! Y a encontrar también con alegría quienes están caminando con nosotras, compartiendo carisma y misión, ensanchando nuestra familia.

“UNA SOLA FAMILIA Y UN SOLO CORAZÓN”

 SIMBOLOUNIFICAZIONEperp