Imprimir

Cuatro domingos previos al Nacimiento de Cristo, “la Navidad”,  la liturgia nos da la oportunidad de ponerse en camino… en actitud de ESPERA.

La Palabra de Dios en este tiempo, invitará de modo especial a levantar la mirada, ponerse en pie, despertar la fe, la esperanza, a estar alegres y vigilantes, a salir al encuentro de Dios y los hermanos.

Nada más quiero, Cristo. (M. Antonia París)

Nada más espero, Dios con nosotros.

 

Esp