Imprimir

Hoy comenzamos la Novena a María Inmaculada, ella es nuestra señal, guía y luz al caminar.

En estos días estamos invitados a reflexionar una vez más sobre su vida: Dios pasó por la historia de Maria marcándola con un acontecimiento que cambiaría toda su vida, ser Madre de Dios. La respuesta de María a esta invitación es total. Ella sabiéndose amada se pone en camino al encuentro de quien la necesitaba.

María es la mujer de la escucha atenta de Dios y de los acontecimientos de la vida; es la madre del silencio ante el misterio encarnado.

Que como María sepamos ver el paso de Dios en la historia de la humanidad y nuestra vida.

María, te pusiste en camino. ¡Ponnos también en marcha apostólica! Que el deseo del anuncio de la Buena Nueva no se detenga ante nuestros límites… Contágianos tu fe y sabiduría de enseñar haciendo el mismo camino,  junto a otros siempre el final resulta más fácil. María de la visitación aligera nuestros pies y llena el corazón del canto de gratitud. (Oración XVII Capitulo General)

                                                                                            In Cammino Movimento Apostolico Rallégrati piena