Imprimir

(Roma Octubre 20,19). No pide Nuestro Señor ninguna novedad en estos tiempos para levantar a su Iglesia, pero sí pide con grande instancia y casi impaciente, el renovar su amor al Evangelio, y por esto quiere que se llamen Misioneros Apostólicos; porque los Apóstoles lo escribieron tomada de la boca santa de su Maestro. Ésta es, pues, la Regla que manda Dios, enseñar a los jóvenes misioneros. (Cf. Maria Antonia Paris, Plan de Renovación de la Iglesia)

Nos unimos a la Iglesia en la Jornada de la Misión. Celebramos la vocación de evangelizadores, renovamos nuestro compromiso de colaborar con alegría para que Cristo sea conocido y amado por todos los pueblos.

anunciar