Queridas hermanas: Reciban un abrazo de las 11 itinerantes y de Ana María y Amilibia.

La segunda etapa ha sido más que rica, evocando y visitando los lugares de la juventud y llamada vocacional de Claret y París.  En esta etapa nos guió Consuelo Ferrús. Primero evocamos la vivencia de lo acontecido en sus vidas, desde sus escritos; después hicimos la visita recorriendo sus pisadas; para concluir con ese mismo itinerario en nuestra historia personal.

En la primera etapa hicimos el recorrido en Tarragona y seguimos el itinerario vocacional de María Antonia. Ahora iríamos al Encuentro de Claret en su juventud.

El 26 de julio salimos muy temprano hacia Vic, mochila al hombro y bocadillo listo, allí nos dirigimos al encuentro de nuestro P Fundador.  En la casa madre de los Misioneros Claretianos, nos esperaban: el P Josep Rovira que a paso firme nos guió tras los pasos de Claret joven seminarista: la casa de la familia donde se hospedaba, la Iglesia del oratorio de San Felipe Neri donde acudía a pedir consejo, la Iglesia Madre de los Dolores, el edificio del seminario donde estudiaba, la catedral, donde predicó a multitudes, y algunos años después y lo consagraran obispo, la rampla, y las angostas calles de la pintoresca Vic.

Volvimos a la casa madre de los Claretianos donde nos esperaba el P Carlos para llevarnos al encuentro de nuestro Padre en sus restos y donde también descansan los restos de varios de los mártires de la guerra del 36. Allí, en la cripta, celebramos la Misa de acción de gracias, alabamos a Dios por tanto bien recibido y por la vida de Nidiagnis y Ana, en el día de su cumpleaños.

A eso de las 20:30 llegamos a la comunidad de Barcelona, donde las hermanas nos esperaban con la cena: como en todas nuestras casas la alegría del encuentro y el barrullo de la charla serian hasta el día 28. Rosario y Agnieszka nos hicieron la visita guiada al museo y cuarto de Teresita Albarracín, y en la oración en la capilla junto a sus restos.

El sábado 27 comenzamos visitando la catedral de Barcelona y La Sagrada Familia, un verdadero encuentro con el arte que Dios nos regala través de sus autores. El domingo 28 fuimos visitando Barcelona desde la gran rambla, el puerto y la Lonja de Mar donde se dictaban cursos de bellas artes; Claret estudiaría allí para perfeccionarse en dibujo textil, gramática castellana y francesa. Seguimos reconociendo la pensión donde se hospedaba con su hermano y las casas de algunos familiares en Barcelona, pasando por el oratorio de San Felipe Neri y la Iglesia de los Santos Justo y Pastor donde participamos en la Misa dominical; acabamos nuestro recorrido en la Iglesia Santa María del Mar donde Claret había hecho oír su voz fervorosa y persuasiva como misionero desde el púlpito.

La celebración de la Misa en Santos Justo y Pastor fue como un “sacramento” de la llamada a Claret para nosotras, allí nos sentimos también llamadas por nuestro Cristo y Pastor: “¿de qué le sirve el hombre ganar todo el mundo si arruina su alma?”.

Rebosantes de gozo regresamos a Reus para meternos de lleno con nuestra vocación personal, no menos intensa y hermosa experiencia.

 ¡Bendito seas Señor por tanta bondad!

Presentazione standard1

 

Photo Albums

Volver