resutidado 1

 Hemos contemplado el rostro de Jesús, que no parecía un ser humano, golpeado, humillado; hemos visto en Él al Hijo del Padre ultrajado, entregado por amor.

Día a día nos encontramos con los rostros de tanta gente sin esperanza, transidos por el dolor y la injusticia. El Hijo sufriente está en ellos.  (cf. Is 50)

Contemplamos, hoy, con gozo, la Luz radiante del Padre en su Hijo Resucitado, Vivo para siempre. Es Él la luz que brilla en las tinieblas y continúa irradiando la vida nueva (cf. 2 Cor4) que tantos esperan.

¡Miradle y quedaréis radiantes! Que nuestra experiencia de la Luz y Vida del Resucitado nos renueve, mueva y ponga en camino, en el que, seguramente, encontraremos a otros para compartir este gozo y acompañar en la fe y en la esperanza. ¡FELIZ PASCUA!

 

Sus hermanas del Gobierno General

             

                                          

 

 

Photo Albums

Volver