Hoy, 22 de setiembre, recordamos a María Olvido Noguera, exalumna del colegio de Carcaixent (España) que, allá por el año 1936, dio su vida por la fe, alcanzando, junto a tantos otros, el reconocimiento del martirio en la Iglesia en la Beatificación el 11 de marzo del 2001.

María Olvido, una joven laica claretiana, profundamente enamorada de Jesús, miembro de Acción Católica, catequista, educadora en las escuelas dominicales para jóvenes obreras, sensible y solidaria ante las necesidades de los pobres, sencilla y servicial, siguió a Jesús, hasta sus últimas consecuencias.

Nació en Carcagente el día 30 de diciembre de 1903. Bautizada en la parroquia de la Asunción el día 4 de enero de 1904.

El 22 de abril de 1909 recibió la confirmación de manos del obispo Guisáosla. Hizo su primera comunión el día 2 de junio de 1912 en la Capilla del Colegio de María Inmaculada de las Misioneras Claretianas, donde era alumna. Activa en las tareas apostólicas parroquiales, perteneció a todas las asociaciones locales propias de las jóvenes y en todas actuó con generosidad, contribuyendo a darles mayor vitalidad.

Alegre y simpática, era toda para todos y toda para Cristo. Como María, la Madre de Jesús, orante, caritativa, atendiendo a los necesitados y entregada en la catequesis.

El día 30 de Noviembre de 1936 fue llamada para ir al comité.

Ella no tenía nada que ocultar ni que temer. Jamás se había metido en nada.

Después de unas horas, la llevaron al lugar llamado “Portichol”.

Entre vejaciones y torturas fue fusilada junto con su hermano.

Con su último aliento gritaba Viva Cristo rey. Enterrada en el cementerio de Benifairó de Valldigna junto con otra Mártir y una de sus educadoras en el colegio, Claretiana María Patrocinio Giner.

Que ella, en esta memoria, nos ayude a descubrir las semillas del carisma claretiano que llevamos dentro, a hacerlas germinar y convertirlas en fuego que contagia y abrasa, y así, crecer como una sola familia y un solo corazón al pulso del amor.

 

olvido2

 

Photo Albums

Volver