Este verano de 3 a 31 de agosto, un grupo de cinco estudiantes polacos (tres de medicina, una de psicología, una de economía) ha participado en una actividad de voluntariado misionero en Cuba. Para prepararse para esta experiencia, han tenido diferentes encuentros en la ciudad de Łódź, a lo largo del curso academico, acompañados por el sacerdote Wojtek Błaszczyk, que anteriormente había estado cuatro años de misionero en Bolivia. No obstante, no era la primera experiencia de este tipo que realizaban, estos dos últimos veranos habían trabajado como voluntarios en Ucrania… aunque en esta ocasión han ido algo más lejos a Anunciar el Evangelio.

Acompañados en esta experiencia por la claretiana Jolanta Hernik y gracias a la hermana Beata Kruszewska que ya siete años trabaja en Guantánamo, han podido acercarse a la realidad de la isla, participando en diferentes actividades, como campamentos de niños y jóvenes, trabajo en un comedor social, catequesis (…).

Tanto la hermana Jolanta como el sacerdote Wojtek han llevado la formación de los trabajadores de “Cáritas” en Guantánamo y han dado catequesis sobre la oración en los entornos rurales.

El grupo de voluntarios ha tenido la oportunidad de convivir estos días estrechamente con la comunidad de Guantánamo, compartiendo oración, Eucaristía… lo que ha enriquecido aún más esta experiencia misionera. Agradecemos a la hermana Beata su disposición y determinación para llevar a cabo esta misión, así como a toda la comunidad de Guantánamo por su acogida y cercanía.

AGRADECIENDO LA MISION COMPARTIDA

La misión del voluntariado en Cuba fue una misión compartida con el clero de la diócesis de Guantánamo y con los laicos. Todo lo realizado fue bajo la bendición del obispo de la diócesis Guantánamo -Baracoa- Monseñor Silvano Pedroso Montalva que nos agradeció personalmente la misión realizada.

A los pueblos nos acompañaba siempre el sacerdote Raúl López, párroco, y la claretiana Beata Kruszewska.

Los jóvenes polacos han realizado el proyecto del campamento para niños y jóvenes con la colaboración del sacerdote Heidel Rodríguez.

La formación de los miembros de “Cáritas” diocesana la realizamos con el gran apoyo y gracias a Maribel Sánchez Abillud, jefa de “Cáritas” y también con el apoyo de algunos miembros responsables en los proyectos que realizaban con nuestra ayuda.

¡QUEREMOS DAR GRACIAS A TODOS POR TODO LO VIVIDO!

NO IMPORTA DE DÓNDE VENIMOS… LO IMPORTANTE ES LA SEGURIDAD DE QUE A TODOS NOS UNE LA MISIÓN DE JESÚS!

 

cuba

Photo Albums

Volver