31 maggio

Celebramos en este día el regalo recibido de la llamada a seguir a Jesús con espíritu claretiano. Hemos sido ungidas por el Espíritu con este carisma, de modo indeleble. ¡Qué bonito pensar, agradecer, compartir este don, cuya grandeza no la comprenderemos hasta el final de los tiempos! ¡Feliz día a cada una!

Definimos lo característico de este don: la entrega a Cristo viviendo una vida evangélica y apostólica al servicio de la Iglesia, en compañía protectora de María Inmaculada. Recientemente, el capítulo general ha visionado este don compartido, formando un cuerpo apostólico, como soñaban los Fundadores, integrado por distintas formas de vida.

Así como sentimos y caminamos cada vez más en misión compartida, sentimos y vivimos también la vocación claretiana caminando con otros, gozando de este don más allá de los círculos comunitarios. Allí donde el Espíritu, a través de nuestra presencia está suscitando seguidores que quieren participar del bien del carisma, queremos acogerlos, acompañar y celebrar compartiendo.

Photo Albums

Volver